29 enero 2021
Autor: DAE Formación
Duración aproximada de lectura: 7 min

Se entiende por fármaco toda sustancia medicinal de naturaleza química. Su empleo en el ser humano es de gran utilidad en la prevención, curación o diagnóstico de la enfermedad.
Existen numerosos fármacos que, dependiendo de su lugar de acción, pueden clasificarse en fármacos de acción local (actúan sobre el lugar donde se han aplicado, por ejemplo un colirio) y fármacos de acción general o sistémica (pasan a la sangre y son transportados a las células donde deben ejercer su acción, por ejemplo una inyección).
Asimismo, es significativo diferenciar dos conceptos importantes: la farmacodinamia y la farmacocinética. El primero de ellos se encarga del estudio de la función de los fármacos en el organismo y es lo que comúnmente se entiende como “lo que el fármaco hace en el organismo”. En otro lado se encuentra la farmacocinética, encargada de estudiar el mecanismo de acción de los fármacos y que correspondería a “lo que el organismo hace en el fármaco”.
El fármaco tan pronto como penetra en el organismo está sometido a una serie de procesos, base de la farmacocinética, y que son:

  • Liberación: es el proceso que permite que el principio activo, responsable del efecto terapéutico, quede libre a partir del medicamento para que sea absorbido por el organismo.
  • Absorción: es el paso del principio activo del fármaco desde el lugar en que se ha liberado hasta el medio interno o plasma, atravesando las paredes celulares. Esto sucede con todas las vías de administración excepto con la intravenosa, puesto que el fármaco pasa directamente a la sangre.
  • Distribución: proceso por el cual el fármaco absorbido es repartido por el organismo.
  • Metabolismo: transformaciones químicas y metabólicas que sufren los medicamentos para que, una vez utilizados, puedan ser eliminados. Existen distintos factores que modifican el metabolismo de los fármacos, entre los que cabe destacar la edad, pues los ancianos metabolizan lentamente.
  • Eliminación: una vez que el fármaco es inactivado en el organismo, este puede eliminarse al exterior por diferentes vías: renal (la más importante, a través de la orina), hepática (bilis), pulmonar, gástrica (heces), cutánea (sudor), lagrimal, etc.

Cabe resaltar que estos procesos descritos pueden verse afectados por distintos factores, como la edad, el peso, el sexo, patologías previas, factores genéticos, entre otros.

Vías de administración de los fármacos en la persona anciana

La administración de fármacos es una de las actividades que el equipo de enfermería efectúa con más frecuencia. Para su realización, varias son las vías por las que se puede administrar un fármaco en función de la farmacocinética y farmacodinámica del mismo.
Bien se pueden ingerir por vía oral o bucal, produciendo una pequeña ruptura de la piel si la administración es intramuscular, subcutánea o intradérmica, en vena, mediante aplicaciones tópicas, inhaladas, instiladas, etc.

Vía oral

Se trata de una vía cómoda, económica y segura que permite la autoadministración. Los medicamentos que se emplean por esta vía pueden presentarse en forma de jarabe, cápsula, tabletas o píldoras. Debido a que se trata de una vía de administración lenta, entre sus inconvenientes se encuentra poder irritar la mucosa gástrica, así como la posible alteración de los medicamentos al ponerse en contacto con el jugo gástrico (Ver Imagen 1). Además, esta vía está absolutamente contraindicada en pacientes inconscientes.
Vía de administración oral
 

administración oral de medicamentosImagen 1. La administración oral de medicamentos es cómoda y segura, así como también puede irritar la mucosa gástrica

Vía sublingual

En esta vía el fármaco debe ser administrado debajo de la lengua hasta que se disuelva. Aunque la absorción es rápida, el número de fármacos a administrar es muy limitado. Entre las ventajas, como en la vía anterior, se encuentra su posible autoadministración.

Vía respiratoria

La absorción por esta vía es rápida. Los medicamentos que se administran por ella se encuentran en forma de aerosoles, pulverizaciones e inhalaciones. La técnica consiste en una inspiración profunda por parte del paciente al tiempo que se introduce el medicamento (Ver Imagen 2).

administración respiratoria de medicamentosImagen 2. La vía respiratoria consiste en una inspiración profunda

Vía rectal

Los fármacos presentados en forma de supositorios, pomadas o enemas son administrados por esta vía cuando el paciente se encuentra inconsciente o cuando no tolera la vía oral. Entre los inconvenientes destacan la incomodidad de administración, la irritación de la mucosa e irregularidades en la absorción.

Vía genital

La mucosa vaginal absorbe gran número de fármacos que se aplican tópicamente. Algunas de sus formas son: óvulos, cremas, espermicidas y tabletas vaginales.

Vía tópica

Tienen efecto y acción local. Dentro de ellas se puede distinguir:

  • Vía cutánea o dermatológica: consiste en la aplicación de un medicamento presentado en forma de crema, loción, gel, espuma o polvo. El procedimiento a seguir para su aplicación es:
    • Lavado de manos y colocación de guantes.
    • Explicar al paciente la técnica a realizar.
    • Colocar al paciente en posición cómoda y adecuada.
    • Limpiar la piel con agua y jabón.
    • Aplicar el medicamento en la zona indicada.
  • Instilaciones conjuntival u oftálmica: el medicamento se presenta en forma de colirios o pomadas. El procedimiento a seguir para su administración es:
    • Lavado de manos y colocación de guantes.
    • Explicar al paciente la técnica a realizar.
    • Limpiar las secreciones de los ojos con una gasa impregnada en suero fisiológico de dentro hacia afuera del saco lagrimal (utilizar una gasa distinta para cada ojo).
    • Aplicar el medicamento en el centro del saco conjuntival, evitando que el aplicador del fármaco toque el ojo (Ver Imagen 3).
    • Extraer el exceso de fármaco con una gasa estéril (empleando una distinta para cada ojo).

administración tópica de medicamentosImagen 3. Hay que aplicar el medicamento en el centro del saco conjuntival

  • Ótica: administración en el oído de fármacos que se presentan en forma de gotas. El procedimiento a seguir es:
    • Lavado de manos y colocación de guantes.
    • Explicar al paciente la técnica a realizar.
    • Colocar al paciente sentado y con la cabeza recostada sobre el lado sano.
    • Tirar suavemente de la oreja del paciente hacia arriba y hacia atrás, con el fin de alinear el canal auditivo (Ver Imagen 4).
    • Introducir las gotas sobre las paredes del conducto, procurando no tocarlos con el recipiente.
    • Mantener la posición adecuada durante unos minutos para que el fármaco actúe, tapando el orificio con un algodón o gasa.

administración ótica de medicamentosImagen 4. Hay que tirar de la oreja del paciente hacia arriba y hacia atrás para alinear el canal auditivo

  • Nasal: se aplica en forma de gotas y pulverizaciones. El procedimiento es:
    • Lavado de manos y colocación de guantes.
    • Explicar al paciente la técnica a realizar.
    • Colocar en hiperextensión la cabeza de la persona con un ángulo de 180º del cuentagotas con respecto a la nariz.
    • Introducir las gotas dentro de la mucosa con cuentagotas (evitando que toque las paredes nasales) (Ver Imagen 5) e indicar al paciente que respire por la boca para evitar el estornudo.
    • Mantener la posición del paciente durante unos minutos.

administración nasal de medicamentosImagen 5. El medicamento se debe aplicar con cuentagotas

Vía parenteral

Consiste en la administración de fármacos mediante una inyección. Existen diferentes vías según el lugar donde se realice:

  • Intradérmica : con un ángulo de 15º se administra el fármaco en la dermis previa perforación de la epidermis (Ver Imagen 6). El sitio de elección es la cara anterior y externa del brazo, así como la cara interna del antebrazo. Al introducir el fármaco se forma un habón dérmico o pápula. Es utilizada en el diagnóstico de reacciones alérgicas y para enfermedades transmisibles (como la tuberculosis).

administración de medicamentos vía parentalImagen 6. Se administra el fármaco en la dermis

  • Subcutánea: con un ángulo de 45º se perfora el tejido subcutáneo (Ver Imagen 7). Su administración debe ser lenta. Algunos fármacos que se administran por esta vía son: insulinas, vacunas, heparina retardada, entre otros.
  • Intramuscular : la punción se realiza perpendicular a la piel, con un ángulo de 90º (Ver Imagen 7). Las zonas de punción son: cuadrante superior externo del glúteo, muslo (cara anterolateral del cuádriceps) y brazo (en la cara externa del deltoides).

administración de medicamentos vía intramuscularImagen 7. Vía subcutánea, intramuscular e intravenosa

  • Intravenosa: la localización más frecuente son las venas superficiales del brazo y el dorso de la mano (Ver Imagen 7). Se utiliza para la administración de medicamentos, fluidoterapia y hemoderivados, así como para la extracción de muestras sanguíneas, entre otras. Naturalmente se trata de una técnica aséptica.
  • Intraarterial: consiste en la punción de una arteria (generalmente la arteria radial humeral y la femoral). Muy empleada para el estudio de gases en sangre.
  • Intraarticular: consiste en la punción de una articulación. Entre sus objetivos se encuentra: administración de fármacos (por ejemplo, glucocorticoides) o para evacuar líquidos de una articulación sinovial (artrocentesis).
  • Intrarraquídea: punción en el espacio epidural y en el espacio subaracnoideo. Se emplea generalmente para la analgesia o anestesia.

Finalmente, es necesario resaltar que durante la práctica diaria es posible que se presenten errores en la medicación. Por ello, en el momento de la administración de un fármaco es muy importante tener en cuenta la regla de los cinco correctos: (1) fármaco correcto, (2) dosis correcta, (3) hora correcta, (4) vía correcta y (5) paciente correcto.

0 comentarios

Debes estar logado para enviar un comentario.

Categorías

Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y estarás al día en temas relacionados con el sector: oposiciones, próximos cursos, universidad, legislación, sanidad…

Subir
Mi carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Tengo una consulta