Blog
19 febrero 2021
Autor: DAE Formación
Duración aproximada de lectura: 11 min

El objetivo de los levantamientos y que tenemos en cuenta en nuestro curso de atención a personas dependientes en aquellas situaciones en las que el cuerpo de la persona dependiente está extendido en posición de acostado sobre la espalda, es pasar desde esa posición a la de sentado en la cama o camilla de reconocimiento.

La acción a realizar en estos casos es la de flexión acompañada de un pivote sobre las caderas de la persona dependiente cuando se desee acabar la técnica en una posición de sentado al borde de la cama o camilla.

En aquellas situaciones en las que la persona dependiente está en la posición de sentado, el objetivo de los levantamientos es ir a la posición de verticalización de pie. En este caso, la acción a realizar es una extensión del cuerpo de la persona dependiente utilizando los reflejos de apoyo y extensión ubicados en el antepié (Ver Imagen 1).
levantamientos verticales 1levantamientos verticales 2

levantamientos verticales 3Imagen 1. Levantamientos

Levantamiento desde la posición de acostado sobre la espalda a la de sentado al borde de la cama o camilla

En la posición de partida la persona dependiente se encuentra acostado en decúbito supino. El cuidador de salud debe colocarse en el lado más útil para que el pivote se realice sobre este (Ver imagen 2).
Levantamiento desde la posición de acostado 1 Levantamiento desde la posición de acostado 2

Levantamiento desde la posición de acostado 3Levantamiento desde la posición de acostado 4Imagen 2. Levantamiento desde acostado sobre la espalda a sentado en el borde de la cama o camilla

Los pasos a seguir son:

  • Neutralizar la mano del lado más cercano colocándola sobre el vientre. También se puede utilizar como ayuda para neutralizar ese brazo la ropa de la propia persona. Se superpone la pierna más próxima encima de la otra para prevenir tracciones no deseadas sobre las caderas y se lleva al borde de la cama.
  • El cuidador de salud se coloca próximo al hombro de la persona dependiente pasando la mano debajo de su cabeza en dirección hacia los omóplatos con un gesto similar al de la madre protegiendo la cabeza de su hijo (la cabeza de la persona dependiente reposa en la flexura del codo del cuidador de salud).
  • La otra mano va por encima de las piernas de la persona dependiente en la cara lateral externa lo más cerca posible de la rodilla más alejada, evitando traccionar sobre el hueco poplíteo.
  • El gesto se inicia desde la posición de banqueta, mediante un movimiento combinado de empuje del hombro y arrastre de la rodilla pivotando sobre la cadera proximal.
  • El gesto finaliza controlando la inercia del cuerpo de la persona dependiente con el propio cuerpo del cuidador de salud que recibe al del otro bloqueándolo con sus muslos.

En aquellos casos en los que la persona dependiente controla su cabeza, se puede sustituir la posición de protección de la cabeza por un empujón sobre el hombro proximal inmediatamente después de una instrucción que busque una acción de flexión de la cabeza como “mírate la tripa”, etc. (“hacer con”).
En el caso que la persona dependiente pueda mover el brazo más alejado y quiera participar en la acción se complementa con la instrucción “intenta coger mi hombro”.
Estas sencillas indicaciones tienen por objeto colocar el cuerpo de la persona dependiente en una posición similar a la marcada en el patrón de movimientos espontáneos del ser humano (Ver Imagen 3).
movimientos espontáneos del ser humano 1

movimientos espontáneos del ser humano 2

movimientos espontáneos del ser humano 3Imagen 3. Variación del movimiento cuando la persona dependiente controla la cabeza y el brazo

Levantamiento desde la posición de acostado en la cama o camilla a la de sentado en la cama o camilla

El objetivo de esta técnica es hacer pasar desde la posición de acostado en la cama o camilla a la de sentado en la propia cama o camilla en una posición centrada respecto a ella (Ver Imagen 4).

Levantamiento desde acostado a sentado 1 Levantamiento desde acostado a sentado 2
Levantamiento desde acostado a sentado 3Imagen 4. Levantamiento desde acostado a sentado

Consisten en:

  • En la posición de partida la persona dependiente se encuentra en la posición de acostado en decúbito supino. El cuidador de salud tiene que colocarse en el lado que debe proteger o que resulte más doloroso.
  • Superponer las manos de la persona dependiente, la mano más útil abarcando la menos útil, para evitar agarres sobre la ropa de cama. Siempre que las características físicas de la persona dependiente lo permitan es conveniente flexionar una pierna para prevenir tensiones excesivas sobre su columna con la musculatura de la espalda en extensión completa.
  • El cuidador de salud se coloca próximo al hombro de la persona dependiente para realizar un gesto de finta pasando una mano debajo de su cabeza en dirección hacia los omóplatos con un gesto similar al de la madre protegiendo la cabeza de su hijo, la cabeza de la persona dependiente reposa en la flexura del codo del cuidador de salud.
  • Colocar su otra mano, con los dedos unidos y el codo flexionado a noventa grados en perpendicular, en la cadera más alejada manteniendo una presión firme. Esta posición tiene por objeto estimular los reflejos de flexión y refuerzo ubicados en las caderas.
  • Ejecutar el gesto de finta arrastrando de forma pasiva el cuerpo de la persona dependiente a la posición de sentado. Corregir la posición de finta uniendo las dos piernas en una postura de semiflexión que permite acabar el movimiento de forma armónica acompañando al cuerpo de la persona dependiente.

En aquellas situaciones en las que el cuerpo de la persona dependiente está alejado del cuidador de salud, este puede resolver el problema apoyando en la cama la rodilla que recibe el peso del cuerpo en la posición de partida. En personas muy voluminosas, o por pautas del equipo de trabajo, esta técnica puede realizarse entre dos cuidadores de salud. En este caso cada cuidador presiona sobre la cadera de su lado uniendo las otras manos por debajo del cuerpo de la persona dependiente a la altura de los omóplatos (Ver Imagen 5).

En personas muy voluminosas realizar la técnica entre dos cuidadoresImagen 5. En personas muy voluminosas realizar la técnica entre dos cuidadores

Levantamiento desde la posición de sentado en una silla a la posición de pie

El objetivo de esta técnica es hacer pasar el cuerpo de la persona dependiente de la posición de sentado a la de pie. La acción a realizar es una extensión del cuerpo de la persona dependiente utilizando los reflejos de apoyo y extensión ubicados en el antepié, de acuerdo al principio de acción-reacción. Este principio manifiesta que ante un estímulo en una dirección (abajo en este caso) se corresponde otro estímulo contrario de la misma intensidad en dirección opuesta que tiende a neutralizarlo (arriba).

  • En la posición de partida la persona dependiente se encuentra sentada en una silla en equilibrio estático.
  • Como previa a la propia técnica es preciso romper el equilibrio que da la posición de sentado para facilitar la palanca muscular del cuádriceps en el momento del levantamiento. Para lograrlo es necesario adelantar las caderas hacia el borde de la silla mediante una acción de extensión del cuerpo de la persona dependiente. Se consigue por medio de una acción combinada de empuje-repulsión del tronco hacia el respaldo de la silla, apoyando una mano en el hombro para estimular los reflejos de extensión del tronco y de atracción hacia sí en un gesto de arrastre y rotación de la nalga para facilitar la extensión. El consumo de energía se minimiza al aprovechar el estímulo positivo dado por la activación de los reflejos de refuerzo ubicados en las caderas.
  • La posición del cuidador de salud dependerá de las variables de la técnica elegida de acuerdo a los niveles de dependencia de la persona dependiente. Si se coloca en el lado a proteger ofrecerá su mano a la persona dependiente para un apoyo en bastón. La otra mano irá por detrás, lo más próxima posible a la cadera opuesta. Un pie en transversal se opondrá al pie menos útil de la persona para evitar deslizamientos en el momento de apoyo (Ver Imagen 1).

Colocación de las manos en la técnica de levantamiento de sentado en una silla a la posición de pie Colocación de las manos en la técnica de levantamiento de sentado en una silla a la posición de pie
Colocación de las manos en la técnica de levantamiento de sentado en una silla a la posición de pieImagen 1. Colocación de las manos en la técnica de levantamiento de sentado en una silla a la posición de pie

  • Desde una posición de banqueta dará una orden estimulando el apoyo para activar los reflejos de apoyo y extensión ubicados en el antepié, a la vez que realiza el gesto de sacar el cuerpo de la persona de la silla para continuar con el levantamiento. Este se producirá de acuerdo al principio de acción-reacción antes mencionado, sin necesidad de tirajes hacia arriba que causarían el efecto contrario (flexión) por estímulo de los reflejos de oposición situados en las axilas (“hacer con”).
  • Si el cuidador de salud se coloca enfrente de la persona dependiente, encuadrando con sus pies el pie más útil, realizará dos agarres sobre la ropa, uno sobre la cadera correspondiente a la extremidad inferior menos útil que debe neutralizar con la muñeca de la mano correspondiente a ese lado y otra sobre el antebrazo correspondiente a la parte más válida. Desde una posición de banqueta realizará un gesto de atracción del tronco hacia sí, echando hacia atrás la pierna más exterior a la acción. Volviendo a la posición de banqueta realizará un gesto de contrapeso para estimular el reflejo de extensión de la persona dependiente al separarlo en oblicuo de la silla.

Consideraciones a tener en cuenta

  • Tanto en un caso como en el otro, se presenta una situación de equilibrio y verticalización. Así pues, las técnicas de movilización elegidas siempre estarán supeditadas al grado de colaboración que puede o quiere ofrecer el paciente en cada caso. Para una correcta ejecución de estas es necesario que quiera mover la cabeza, tenga un mínimo de orientación espacial y reflejos de sostén al menos en un pie.
  • En el paso de acostado a sentado al borde de la cama o camilla es importante realizar un pivote sobre la cadera del paciente, descubriendo la eficacia de las “uniones de fuerza”. En estas técnicas se debe tener muy en cuenta que la escenificación de la recta y la curva, presentes en todo movimiento, es la solución ideal para mantener las caderas del cuidador y del paciente libres de bloqueos.
  • La posición del cuidador más próxima a los hombros del paciente que a las caderas permite una protección eficaz de la espalda, al poder iniciar el movimiento con el codo correspondiente sobre la cadera del cuidador que actúa como impulsora de la acción.
  • La posición extendida del brazo más próximo a los pies de la persona dependiente, evitando siempre el hueco poplíteo, permite una ejecución del movimiento en bloque, frenando en la posición de sentado mediante bloqueo del cuerpo del paciente con la cadera y el hombro del cuidador.
  • Las tracciones sobre la espalda del cuidador se evitan ejecutando el movimiento en posición de banqueta de cara a la persona dependiente y sin mover los pies en el transcurso de la acción.
  • El pivote de las caderas de la persona dependiente se logra mediante un gesto de empuje sobre sus hombros, siguiendo la elevación del tronco por una presión continuada sobre el inicio del muslo por encima de las rodillas con el antebrazo del cuidador.
  • En aquellas situaciones en las que la persona dependiente no quiere o no puede colaborar en la técnica de levantamiento, se puede resolver el problema colocando el brazo de la persona dependiente en el hombro más próximo del cuidador controlando su muñeca con el mentón del cuidador.
  • En el paso de sentado a de pie, se descubre que es más eficaz suscitar las reacciones automáticas al desequilibrio anterior de la persona dependiente, que intentar una arrancada brusca desde la silla.
  • Como paso previo a la realización de todas las técnicas de levantamiento es necesario aproximar las caderas de la persona dependiente al borde de la silla para facilitar el trabajo de los músculos de la pierna, aumentando el brazo de palanca necesario para ir a la posición de pie facilitando el estímulo de sus centros reflejos de extensión y sostén en la planta del pie. Esta posición de arrancada permite optimizar la neutralización de la masa de la persona dependiente merced a la utilización del principio de balanza por el que se compensa el peso de las caderas con el de la cabeza, la cintura escapular y la extremidad superior extendida hacia delante con una inclinación del tronco de la persona dependiente. En este caso la extremidad inferior actúa como fiel de la balanza.
  • Para la realización de la técnica propiamente dicha, los pies del cuidador deben encuadrar el pie más útil de la persona dependiente, generando un polígono de sustentación amplio y cómodo en la posición de llegada. Los pies del cuidador nunca deben colocarse entre el pie más útil del paciente, sino que deben generar un espacio suficiente para que el movimiento de extensión del cuerpo del paciente se realice sin estorbos. Así colocado, el cuidador adopta la posición de banqueta con su codo, el correspondiente al lado más útil de la persona dependiente, apoyado en el muslo del cuidador y la otra mano haciendo una presa sobre la ropa de la persona dependiente a la altura de la ingle o sobre el cinturón de movilización. Ninguna otra técnica de movilización permite ilustrar mejor cómo un cuidador mal colocado puede entorpecer involuntariamente la actividad del paciente (principio de activación) (Ver Imagen 2).

Es importante la ubicación de los pies del cuidador a la hora de una correcta realización de la técnica
Es importante la ubicación de los pies del cuidador a la hora de una correcta realización de la técnica
Es importante la ubicación de los pies del cuidador a la hora de una correcta realización de la técnica

Es importante la ubicación de los pies del cuidador a la hora de una correcta realización de la técnica

Es importante la ubicación de los pies del cuidador a la hora de una correcta realización de la técnica

Es importante la ubicación de los pies del cuidador a la hora de una correcta realización de la técnica

Imagen 2. Es importante la ubicación de los pies del cuidador a la hora de una correcta realización de la técnica

  • En el caso del levantamiento con una posición de partida, estando la persona dependiente acostada en decúbito prono es necesario colocar su cuerpo de través en la cama, para proceder a levantarla mediante una acción de atracción hacia sí con el apoyo de las manos del cuidador de salud sobre la parte anterior de los hombros, manteniendo los brazos debajo de las axilas para dar seguridad durante el desarrollo de la técnica.
  • Los levantamientos ponen de manifiesto la necesidad de efectuar una correcta activación de la persona dependiente por parte del cuidador de salud utilizando instrucciones simples, sencillas y divertidas que tengan por objeto colocar el cuerpo de la persona dependiente en la posición adecuada para el desarrollo del movimiento a realizar.
  • Es importante coordinar correctamente la secuencia de instrucciones por parte del cuidador y de respuestas por la persona dependiente, teniendo en cuenta que su tiempo de respuesta ante un estímulo se alarga y que la contracción neuromuscular necesaria para el movimiento se mantiene tres segundos solamente. Una mala coordinación entre las instrucciones y respuestas siempre tiene como resultado un efecto de inhibición por parte de la persona dependiente en situaciones sucesivas en el tiempo. Esta conducta inhibitoria tiene como consecuencia inmediata el aumento de los niveles de dependencia y la necesidad de recurrir a técnicas en modo pasivo que hacen más penosas las movilizaciones para ambos. En este sentido, las instrucciones deben ser del tipo de: “mírate la tripa”, “intenta coger mi hombro” o “intenta coger mi cadera”. La instrucción: “mírate la tripa” no busca que se vea la tripa sino colocar su cuerpo en una actitud intrapostural positiva para la flexión, a la vez que se refuerza el control de la cabeza. En el caso de: “intenta coger mi hombro”, el efecto perseguido es facilitar el control de su cintura escapular, por la persona dependiente, en el inicio de la técnica, que permitirá una posición mucho más cómoda y dinámica para el cuidador de salud a la vez que activa la rehabilitación por favorecer el reencuentro de la persona dependiente con el patrón de movimientos espontáneos del ser humano. Por último, la instrucción: “intenta coger mi cadera” tiene como objetivo la activación de la persona dependiente al favorecer la neutralización de su masa merced a la aplicación del principio de la balanza, al inclinar su tronco hacia delante por el ademán de coger la cadera del cuidador de salud. Desde esa posición se optimiza el estímulo de los reflejos de extensión y apoyo que permiten ir hacia la posición de pie sin bloqueos, minimizando las necesidades de consumo de energía (Ver Imagen 3).

Levantamiento de sentado a de pie Levantamiento de sentado a de pieLevantamiento de sentado a de pie Levantamiento de sentado a de pieLevantamiento de sentado a de pieImagen 3. Levantamiento de sentado a de pie

0 comentarios

    Debes estar logado para enviar un comentario.

    Categorías

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Suscríbete a nuestro newsletter y estarás al día en temas relacionados con el sector: oposiciones, próximos cursos, universidad, legislación, sanidad…

    Subir
    Mi carrito
    Aún no agregaste productos.
    Seguir viendo
    Tengo una consulta