4 mayo 2021
Autor: DAE Formación
Duración aproximada de lectura: 5 min

El personal técnico en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE), como miembro del equipo quirúrgico, realiza su trabajo en coordinación y bajo la supervisión de las enfermeras. Por tanto, es muy recomendable realizar cursos para auxiliares de enfermería para especializar al TCAE en quirófano.

Preparación del quirófano para cualquier intervención quirúrgica

El TCAE debe:

  • Colocar correctamente el mobiliario y aparataje quirúrgico antes y después de la intervención, en colaboración con el equipo de enfermería.
  • Colaborar con las enfermeras en la colocación del equipo textil-desechable, lavado quirúrgico y cajas de instrumental.
  • Preparar y comprobar al menos un sistema de aspiración conectado a vacío, que será utilizado durante la inducción anestésica o durante la cirugía (muy importante en las intervenciones de urgencia, ya que algunos pacientes no cumplen el periodo de ayunas previo a la cirugía).

Recepción del paciente

La recepción del paciente en quirófano tiene como objetivo fundamental realizar una correcta acogida y proporcionar cuidados de calidad en esta etapa del proceso quirúrgico. Se inicia con la identificación inequívoca del paciente (que llevará su pulsera identificativa), se verifican los datos con la historia clínica y con el parte quirúrgico y se realiza el listado de verificación quirúrgica con el equipo quirúrgico.
El TCAE colabora en este proceso siguiendo unas pautas:

  • Colaborar con el equipo de enfermería en la recepción del paciente, guardando las pertenencias, prótesis dentales o cualquier otro objeto en los lugares destinados a tal fin y asistiendo en caso necesario a las necesidades básicas del paciente antes de entrar al quirófano (cuña para orinar, protección de la piel con ácidos grasos en las prominencias óseas en el caso de intervenciones prolongadas…).
  • Hacer una segunda evaluación, tras la primera realizada por el personal de enfermería, del aseo corporal del paciente que va a ser intervenido.
  • Prevenir lesiones mediante:
    • Retirada de accesorios del pelo o pelucas; se pone un gorro en el cabello del paciente.
    • Sacar joyas.
    • Retirar el esmalte de uñas, uñas postizas, etc.
    • Quitar lentes de contacto.
    • Retirar cualquier prótesis.
    • Instruir al paciente sobre las dimensiones de la mesa quirúrgica.

Posición del paciente en la mesa quirúrgica

En el caso de anestesia raquídea o epidural, se debe colocar al paciente en sedestación o en decúbito lateral (posición fetal), según indique el anestesiólogo. El TCAE debe colaborar en la colocación del paciente en la posición adecuada para la intervención y con las protecciones necesarias, en el caso de cirugías de larga duración.

Durante la intervención quirúrgica

El TCAE en el momento de la intervención realiza actividades dependientes e interdependientes:

  • Proveer el material necesario que se solicita durante la cirugía.
  • Colaborar con la enfermera cuando lo solicita para las técnicas que se realicen al paciente (sondaje, fijación de una vía venosa periférica, etc.).
  • Limpiar el material que se ha utilizado al inicio del proceso anestésico y, en su caso, dejarlo disponible en quirófano porque puede hacer falta posteriormente.
  • Atender al paciente cuando sea necesario y notificar cualquier incidencia al equipo quirúrgico.
  • Ayudar, junto con la EC, a vestir y atar las cinchas de la bata quirúrgica a la EI y resto de miembros del equipo (Ver Imagen 1). Para ello hay que seguir estos pasos:
    • Tirar de la bata hasta los hombros.
    • Anudar las cintas en la espalda.
    • Tirar de la bata tomándola por la parte frontal inferior.

Imagen 1. Atado de la bata quirúrgica

  • Colaborar con la EC en la colocación de la placa de bisturí eléctrico cuando se precise. La zona debe presentar las siguientes características:
    • Zona cercana al campo operatorio para que el recorrido de la corriente a través del cuerpo sea mínimo.
    • Zona musculosa, seca y sin vello, como glúteos o muslos.
  • Colocar la manta térmica si la enfermera prevé un descenso de la temperatura corporal del paciente, para evitar la hipotermia o para que el paciente se encuentre en un ambiente más confortable.
  • Colaborar, si el equipo de enfermería lo requiere, en la colocación de los apósitos al final de la cirugía. Se debe hacer un lavado de manos higiénico antes de comenzar el proceso y al terminar de colocar el apósito.
  • Seguir estrictamente los principios de las técnicas estériles (ya que el TCAE colabora con la EC en el manejo de materiales estériles en el proceso quirúrgico):
    • No tocar las superficies ni campos estériles.
    • Si el material estéril que se va a abrir está envuelto en cubierta doble y con las cuatro esquinas dobladas, la esquina que está más alejada es la primera que debe abrirse, y la más próxima será la última.
    • Guardar una distancia de seguridad de unos 30 cm entre el TCAE o la EC y el equipo estéril. Se debe evitar caminar entre dos áreas estériles.
    • Considerar no contaminadas las cubiertas de las mesas estériles, por lo que si se mueve la mesa, el TCAE o la EC podrán sostenerla a 30 cm aproximadamente por debajo de la cubierta. Todo lo que cuelga de los bordes de una mesa estéril también se considera contaminado.
    • Colaborar en el traslado del paciente de la cama a la mesa quirúrgica al final de la intervención quirúrgica.

Recogida, limpieza y desinfección en el quirófano

La limpieza y recogida del quirófano es una parte muy importante de las actividades del TCAE. El quirófano debe quedar en condiciones óptimas para realizar una nueva intervención. Para ello, es importante que el TCAE siga unas pautas generales:

  • Al finalizar la intervención quirúrgica se debe retirar todo el material desechable utilizado en el proceso.
  • El mobiliario de quirófano debe limpiarse después de la jornada quirúrgica con un trapo húmedo con solución detergente o desinfectante.
  • Las manchas de sangre se quitan con agua fría o con agua oxigenada.
  • Las lámparas de quirófano, por encontrarse justamente encima del campo operatorio y al ser también muy manipuladas en el curso de las intervenciones, deben conservarse en un estado de limpieza perfecta.
  • Limpiar el aparataje de quirófano con paños húmedos con solución detergente o desinfectante:
    • Microscopios.
    • Aparatos de isquemia.
    • Torres de laparoscopia, artroscopia, toracoscopia…
    • Respirador.
    • Bombas de infusión.
    • Calentadores.
    • Motores y consolas…
  • Cambiar y cerrar los sistemas de aspiración entre una y otra cirugía.
  • Recoger y limpiar el instrumental quirúrgico empleado en la intervención, siguiendo los protocolos de limpieza de cada hospital.
  • Preparación del material para su esterilización. Es imprescindible que las enfermeras o el TCAE coloquen los controles dentro de las cajas o paquetes antes de mandarlos a la central de esterilización.
  • Se debe ordenar y contar el instrumental en los contenedores, siguiendo los listados actualizados.
  • Limpiar el fibrobroncoscopio (FB) y/o sonda de Eco-Doppler transesofágico de acuerdo con el protocolo. El proceso debe realizarse con medidas de barrera: bata, guantes, mascarilla y protección ocular. Después de su uso se procede a la limpieza con un cepillo y detergente (Instrunet enzimático) por todas las superficies del FB, pinzas, ópticas, etc., hasta eliminar todos los restos orgánicos. El interior del FB se limpia con cepillos largos impregnados de jabón enzimático, haciéndolo pasar por los canales. Para los orificios y canales cortos se utilizan cepillos pequeños. Finalizada la limpieza, se procede al enjuague con agua y a continuación se debe realizar la desinfección de alto nivel, sumergiendo el material en la solución desinfectante (ácido peracético) en un recipiente con tapa durante diez minutos. Pasado ese tiempo se aclara nuevamente con agua estéril para luego proceder al secado, que se hará con extremo cuidado, ya que este proceso es el más delicado. También se pueden desinfectar en lavadoras automáticas. Todo el material bien seco se guarda en posición vertical en armario cerrado.
  • Limpiar y desinfectar las superficies de las mesas quirúrgicas y movibles, con hipoclorito sódico.
  • Ayudar a las enfermeras a ordenar el material estéril en las vitrinas o armarios destinados a tal fin.
  • Revisar los contenedores de material punzante, reponiéndolos cuando su contenido llegue al nivel de llenado recomendado.
  • Colocar las sábanas de la mesa quirúrgica después de limpiar.
  • Coordinar con los AOS y los servicios de limpieza para dejar limpio y preparado el quirófano para la siguiente intervención quirúrgica.

En DAE formación disponemos de una amplia gama de oferta formativa, concretamente en cursos para auxiliares de enfermería. Entre ellos el  que cuenta con acreditación CFC válida a nivel nacional.

0 comentarios

Debes estar logado para enviar un comentario.

Categorías

Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y estarás al día en temas relacionados con el sector: oposiciones, próximos cursos, universidad, legislación, sanidad…

Subir
Mi carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Tengo una consulta