2 febrero 2021
Autor: DAE Formación
Duración aproximada de lectura: 4 min

Preparación del paciente hepático

Tal y como vemos en nuestros cursos para enfermería, una vez el paciente esté en la mesa quirúrgica, se procede a la monitorización básica: ECG, pulsioximetría y presión arterial no invasiva. Se colabora con el anestesiólogo en la inducción e intubación del enfermo, para lo cual se prepara una mascarilla facial, un tubo de Guedel, un laringoscopio con pala corta y larga, una sonda de aspiración conectada al aspirador y un tubo endotraqueal de número adecuado, habiendo comprobado previa mente el balón del neumo con una jeringa de 10 cc. Se debe tener a mano un fiador por si es necesario durante la intubación. Tras la intubación, se fija el tubo con esparadrapo o venda. Se tendrán en cuenta los siguientes cuidados:

  • Es necesaria una manta térmica para evitar la pérdida de calor del paciente. Se vendan los miembros inferiores, después de colocar las placas del bisturí eléctrico y de argón, con venda de algodón prensado y venda elástica para evitar la pérdida de calor y los tromboembolismos.
  • Protección de las vías periféricas para evitar que se pueda extravasar alguna durante la intervención.
  • Almohadillado de las zonas de prominencias óseas.
  • Protección ocular con lubricante oftálmico y esparadrapo de papel que asegure que los párpados queden bien cerrados, para evitar los edemas parpebrales y las úlceras corneales.
  • El enfermo debe estar correctamente alineado mediante soportes para los brazos con el fin de lograr una posición anatómica y evitar parestesias postoperatorias. Debajo de las zonas poplíteas se coloca un rodillo para evitar la extensión forzada de las rodillas. Igualmente, se pondrá un rodillo especial de silicona en la zona occipital para evitar la rotación de la cabeza.
  • Es necesario el sondaje vesical del paciente con control de diuresis horaria, así como el sondaje nasogástrico.

Preparación del campo quirúrgico

  • En la preparación del campo quirúrgico se rasurará la piel desde las mamilas hasta la zona inguinal, enjabonando previamente la zona, para evitar microlesiones que faciliten la proliferación de infecciones postquirúrgicas.
  • La preparación de la zona quirúrgica se realiza de forma estéril en una primera fase con varios lavados de povidona yodada jabonosa disuelta en suero fisiológico y secado de la zona y una segunda fase de desinfección con povidona yodada antiséptica.

Equipo necesario

El instrumental necesario para el trasplante hepático es el de una laparotomía o cirugía abdominal y, además, instrumental vascular como clanes vasculares de distintos tamaños y formas (Satinsky, clanes angulados, clanes de carótida y clanes de porta), por tas vasculares, pinzas vasculares, un guyón, tijeras de Pott y un separador con múltiples valvas que deje operar en un campo amplio. Se debe preparar para el instrumental la mesa “L” y la mesa de Mayo a los pies del paciente (Ver Imágenes 1 y 2).

Preparación del quirófanoImagen 1. Preparación del quirófano

Instrumental para trasplante hepáticoImagen 2. Instrumental para trasplante hepático

El equipo de ropa utilizado debe ser impermeable; en caso de que no lo sea es necesario usar plásticos que aíslen las mesas. Es muy útil una sábana de cobertura específica impermeable llamada “de cesárea”, que recoge todo el líquido que sale de la cavidad abdominal para evitar que se derrame por el suelo.
Debido a la gran cantidad de suturas que se usan, se puede utilizar una caja dividida en pequeños departamentos para clasificarlas y evitar que se mezclen, de manera que puedan ser usadas con rapidez.

Es necesaria una batea grande para depositar el hígado una vez sacado de la nevera.

Material fungible

  • Equipo de ropa desechable (en caso de no tener esta posibilidad se deben utilizar plásticos de mesa y cobertura específica impermeable).
  • Batas de alto riesgo.
  • Bisturí eléctrico.
  • Bisturí de argón.
  • Dos aspiradores y, en caso de que se utilice un recuperador de sangre, el aspirador del recuperador.
  • Grapadoras y quitagrapas.
  • Alforjas.
  • Mangos de luz.
  • Una duquesa estéril para guardar las agujas usadas.
  • Bolígrafo demográfico.
  • Compresas con control radiopaco.
  • Ligaduras de seda largas y cortas del 0, 2/0 y 3/0.
  • Monofilamento no reabsorbible de 2/0, 3/0, 4/0, 5/0, 6/0 y 7/0.
  • Seda del 1 triangular para traccionar los bordes de la herida quirúrgica para que ayude a separar mejor los bordes.
  • Sutura de polyglactil de 5/0 o plydioxanona (monofilamento reabsorbible) de 6/0 para la reconstrucción de la vía biliar.
  • Para el cierre de la herida quirúrgica se usa un monofilamento reabsorbible o monofilamento no reabsorbible del 1.
  • Se utilizan cuatro drenajes para el cierre que se fijan con seda de 2/0.
  • Protectores de mosquitos.
  • Sonda de Foley que dependiendo del hígado puede ser del 20 o del 22.
  • Cuatro jeringas de cono ancho para el lavado del hígado en la reperfusión.
  • Un fogarty corto del número 5 ó 6 para la vía biliar junto con una jeringa de 2 cm para el balón del fogarty.
  • Una jeringa de 10 cc con un abocath del 14 para el lavado de la arteria.
  • Suturas mecánicas vasculares.
  • Torniquetes vasculares y Vaseeloop®; no se suelen usar pero cuando se necesitan son de uso rápido.
  • Torundas.
  • Suero fisiológico caliente y frío. Caliente para el comienzo de la intervención y para después de la reperfusión del hígado y frío mientras se anastomosan los vasos del injerto.

0 comentarios

Debes estar logado para enviar un comentario.

Categorías

Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y estarás al día en temas relacionados con el sector: oposiciones, próximos cursos, universidad, legislación, sanidad…

Subir
Mi carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Tengo una consulta